“May the force be with you”

Hola a tod@s,

¿Cómo va esa semana?, ¿estáis disfrutando el puente?… Ahora queda poco, fin de semana y vuelta a la rutina, pero bueno, navidad está a la vuelta de la esquina. Y en 2012 hay juegos que prometen, yo al menos ya les tengo echado el ojo a un par (Max Payne 3 [¡ya era hora! ^^] y Mass Effect 3).

Bueno, sigamos donde lo deje la semana pasada… Y preparados que el de hoy es extenso, ya que durante los noventa salieron al mercado grandes sagas de STAR WARS como: X-Wing, Jedi Knight, Sombras del Imperio y, los grandes de SNES, Súper STAR WARS. Así que, preparados… ¡Allá vamos!

Desde el último juego potente de STAR WARS en 1985, The empire strikes back (Arcade), daba la impresión de que nadie recordaba la gran saga, pero por suerte a principios de los noventa consolas como la NES, Súper Nintendo, Master System, Game Boy, entre otras… Se publicaron juegos que recreaban las películas. Fue todo un éxito, y esto ayudó, de alguna manera al renacimiento de los videojuegos basados en La Guerra de las Galaxias.

En 1991 salieron los dos primeros juegos de los noventa que ayudaron al monopolio a resurgir. El primero del que hablaré es del STAR WARS de la NES, que luego mi nostálgica Master System hizo una versión mejorada en 1993 (aunque yo lo jugué con mi MasterSystemII, le eché muchos vicios: de los primeros juegos que alquilé ^^) y The empire strikes back de Nintendo. Ambos juegos salieron de la mano de JVC Digital Studios.

El juego de la NES era el primer juego basado en la película La guerra de las Galaxias (o episodio IV Una nueva esperanza) al completo, que explicaba el desarrollo de la misma.

Esto juego fue un gran éxito; a diferencia de otros títulos de la saga como los de ATARI que solo permitían jugar a momentos concretos como el ataque a la estrella de la muerte, aquí, nos permitía jugar a diferentes escenas y situaciones que habíamos visto a lo largo del film, como por ejemplo la cantina.

El juego contiene un desarrollo muy variado donde encontraremos diferentes pantallas que combinan plataformas, acción, conducción de vehículos y batallas espaciales. Durante el juego controlaremos a Luke con un planteo de scroll con 8 direcciones de movimiento.

Esta versión tiene una buena solidez gráfica (teniendo en cuenta la época del juego), pero bastante simplón sin mejorar el colorido ni los detalles de la versión para NES; escenarios poco detallados, oscuros y simplistas. Pero bueno, eso así, esta versión mejoraba fallos de la anterior como parpadeos, bugs y ralentizaciones.

El apartado sonoro, para aquel entonces, era muy bueno. Sorprendió. Encontrábamos temas originales de la película y alguno nuevo creado expresamente para niveles del juego. Pero, como hablamos de una consola de 8 bits, por lo tanto, un sonido muy básico y electrónico, los FX de las armas eran muy pobres.
En cuanto a jugabilidad, al igual que la NES, aunque era variada, dejaba mucho que desear. Pero bueno, los contrales eran bastante precisos y funcionaban a la perfección, aunque alguna vez nuestro personaje se deslizaba por las plataformas de una manera muy rápida.

Era un juego muy recomendable para los fans de la saga: largo y divertido, muy variado y rejugable.

STAR WARS The empire strikes back salió para la NES en 1991 en Estados Unidos, en 1992 en Europa, coincidiendo con el Súper STAR WARS para la SNES (Súper Nintendo), y en 1993 en Japón.

The empire strikes back fue lanzado durante la última etapa de vida de la NES, la supuesta secuela Star Wars: The return of the Jedi nunca fue desarrollado.

Durante el juego éramos Luke Skywalker y podíamos usar tanto una pistola láser como la espada láser y usar diferentes vehículos como: snowspeeder, AT-ST y el X-Wing. Todo esto a través de un recorrido de 10 niveles donde pasábamos por la batalla de Hoth, el campo de asteroides, íbamos a encontrar al maestro Yoda para entrenarnos en el planeta Dagobah, ir a la ciudad de las nubes para rescatar a nuestros amigos… entre otros niveles. Todo para acabar luchando contra Darth Vader.

Remarcar también que al año siguiente, 1992, tanto Star Wars y The empire strikes back contaron con una versión re-editada para GameBoy. Fue un éxito que se expandió y comercializó durante tres años.

En ese mismo año, 1992, se volvió a hacer el juego de la primera película de STAR WARS para la Súper Nintendo: Súper STAR WARS. Fue desarrollado por LucasArts y distribuido, otra vez, per JVC. Y se le crearon dos secuelas: Super STAR WARS: The empire strikes back, en 1993, y Super STAR WARS: The return of the Jedi, en 1994.

Esta trilogía de La Guerra de las Galaxias marcó a toda una generación por sus impresionantes gráficos (de “nueva generación”), increíble jugabilidad y su gran multitud y variada aportación de jefes finales. Seguro que muchos los habéis jugado. Ahora están disponibles y se pueden conseguir para la consola virtual Wii.

El primer juego, basado en el episodio IV, era Súper STAR WARS, un “remake” del primer STAR WARS del 1991 para la NES, SEGA MasterSystem, GameBoy y Game Gear. Fue tan exitoso que, después, fue relanzado en 1998 por Nintendo.

Este juego mejoraba todo comentado en el anterior para la NES. La generación de los 16 bits, por lo tanto: imagen y apartado técnico era de lo mejorcito que se había visto en una consola para aquella época. Aunque hay que decir que los movimientos de los personajes estaban un poco limitados.

El juego empezaba en el planeta Tatooine, donde viven Luke y Ben Kenobi, y era clavadito a lo que podíamos ver en el film. Podíamos recorrer por las dunas a bordo de un deslizador, subir en el sandcrawler de los Jawas y visitar el puerto de Mos Eisley. Un magnifica recreación de los escenarios. Cien por cien fieles a la película.

Al empezar el juego eras Luke, para variar, y avanzabas por niveles con vista lateral donde debíamos eliminar a los enemigos para así llegar al jefe final y poder pasar de pantalla. También había niveles donde el jugador podía un Landspeeder, y en otros, un X-Wing. En este caso cuando llevábamos vehículos, la vista de los niveles era frontal.

Un hecho que remarcó a este juego era que podíamos llevar otros personajes como Han Solo (fin podíamos controlarlo) y Chewbacca. Pero, primero debíamos encontrárnoslos en los niveles para poder seleccionarlos y jugar con ellos.

También podíamos encontrarnos diferentes ítems que van desde vidas, iconos de Darth Vader que dan más puntos, una pistola que incrementa el poder del blaster o bombas térmicas que destruyen a todos los enemigos del escenario.

También revivíamos momentos que ya se habían recreado en otros juegos, como el STAR WARS (Arcade) de 1983, el ataque a la estrella de la muerte. Pero, con la diferencia de la mejora de los gráficos, que recreaba y reinventaba como nunca se había visto antes (por aquel entonces) uno de los mejores y más esperados momentos de la saga por los fans y jugadores. Mezclaba vista en tercera persona y en primera. Era increíble.

En 1993 salió la secuela Súper STAR WARS: The empire Strikes Back. Era más extenso, variado y difícil que el anterior.

Constaba con tres niveles de dificultad: modo “easy”, modo “brave” y modo “jedi”. Cada nivel contenía la opción password, como una especié de punto de control, para continuar en el nivel y momento en el que te quedabas.

El juego por defecto empezaba con tres vidas que luego se iban incrementando a media que encontrábamos vida por el recorrido. Los corazones pequeños restauraban el 15% de la salud y los grandes el 25%, estos más difíciles de encontrar.

La recreación de este juego también fue muy buena, poniendo mucho énfasis en los niveles del planeta helado de Hoth: jugábamos en las cuevas de hielo, por la base rebelde y, como no, la magnífica batalla de Hoth.

Nos encontrábamos con Yoda en el planeta Dagobah, íbamos a la ciudad de las nubes de Bespin donde luchábamos con soldados imperiales o bandidos de la ciudad. Y sobre todo no podía faltar la pantalla del pilotaje por el campo de asteroides.

Otra tema que quiero resaltar a diferencia del primer juego, los personajes cuentan con nuevas habilidades; al jugar con Luke tenía la opción de cambiar de arma, podías utilizar la espada láser o la pistola; con Han Solo teníamos la nueva habilidad de lanzar granadas, y Chewbacca contaba con la habilidad de girar.

Uno de los momentos que hace que este juego sea tan recordado son los duelos con los “sables de luz”, podíamos revivir, como nunca se había hecho antes, el duelo de espadas entre Skywalker y Darth Vader. Aunque los movimientos eran muy limitados, pero era la mejor batalla de espadas hasta el momento.

En 1994 llegó la última entrega de la trilogía para SNES de Súper STAR WARS, Súper STAR WARS: Return of the Jedi. Es el juego más difícil de la trilogía y a la vez el más completo. Considerado todo una obra de culto entre los juegos de plataformas de la época y posiblemente el mejor juego de la saga de STAR WARS del catálogo de Nintendo.

Era muy similar al resto de los juegos, podíamos escoger tres niveles, como en el anterior: “easy”, “brave” y “jedi”. El sistema de juego era el mismo, empezabas con tres vidas que aumentaban ganando puntos o recogiendo las vidas que habían desperdigadas por las pantallas. Además, también constaba de los corazones pequeños y grandes. El arma que poseíamos al principio del juego, por defecto, era la espada láser. Esta molaba mucho, porque la podíamos lanzar y hacer que volviera, como un boomerang (ataque del, que a partir de aquí, siempre hemos dispuesto).

En este juego recuperaba los personajes principales de las entregas anteriores. Luke, que esta vez le habían añadido unos pocos poderes gracias a la fuerza como congelar a los abversarios; Han Solo y Chewbacca, con sus respectivas habilidades. Para sorpresa de muchos, introdujeron nuevos personajes jugables, como Leia Organa que podía utilizar un látigo, un bastón y la pistola láser. Pero, para mí, el personaje nuevo que más me gustaba era Wicket, ¡podíamos controlar al ewook! Era una pasada. Llevaba un arco.

El apartado gráfico estaba muy bien, los fondos era muy buenos, al igual que las voces. Los escenarios eran muy buenos, calcados del film, muy bien recreados y realizados. Y al igual que el juego anterior, el modo de juego utilizaba el sistema de password para guardar los avances.

Súper STAR WARS: Return of the Jedi, tuvo su versión más simplificado del juego para la GameBoy en 1995.

Sinceramente, al menos por mi parte, creo que la trilogía Súper STAR WARS de la SNES fue y es uno de los mejores videojuegos basado en La Guerra de las Galaxias. Ayudó a que se volvieran a hacer más juegos de la saga.

En 1993 nacieron dos sagas más de videojuegos basados en STAR WARS que se hicieron muy famosos. Uno tuvo más continuaciones que el otro. Estos juegos inauguraron una especie de nuevo género en el monopolio: simulador espacial. Estoy hablando de STAR WARS: X-Wing y STAR WARS: Rebel Assault.

STAR WARS: X-Wing supo enganchar muy rápido a los jugadores de PC de la época, siendo uno de los juegos de LucasArts más recordados.

El juego ofrecía un sistema de combate en 3D, siguiendo las particulares leyes físicas de las películas de Star Wars (sonido en el espacio, viajes de años luz de distancia en cuestión de minutos, movimiento de las naves espaciales no realista). El juego no pretendía ser realmente un simulador en el sentido más estricto de la palabra, sino que su objetivo es trasladar la sensación de los combates en las películas al PC.

En el juego éramos Luke Skywalker en la lucha contra el imperio defendiendo a la Alianza Rebelde. Antes de empezar a jugar debíamos aprender los contrales de la nave una vez hecho podíamos hacer el modo campaña principal del juego. La campaña está compuesta por tres diferentes niveles: “A New Ally”, que debíamos defender a la alianza de la amenaza imperial a través de doce misiones y dinamitar un Destructor Imperial; “The Great Search”, también a través de doce misiones, debíamos localizar la nueva arma del imperio, la Estrella de la Muerte; y “The Gathering Storming”, esta vez, a través de catorce misiones, debíamos llegar hasta la batalla de Yavin y destruir la Estrella de la Muerte.

A finales del 1993 salió STAR WARS: X-Wing Imperial Pursuit y se trataba del primer disco de expansión que recibiría X-Wing.

Nos ofrecía en una nueva campaña con el título de la expansión donde debíamos, a lo largo de 20 misiones, escapar de la base de Yavin y encontrar una nueva base secreta. Para presentarnos la historia, el juego recurre a cuatro pequeños videos de introducción, iniciando así una tradición que alcanzaría su apogeo con el posterior Rebel Assault.

Un segundo disco de expansión apareció a principios de 1994 titulado STAR WARS: X-Wing – B-Wing, y al igual que su predecesor nos ofrecía una nueva campaña.

En este caso debíamos tomar los mandos de una nueva nave, la B-Wing y tras superar las misiones de entrenamiento podíamos empezar la campaña. Durante 20 misiones debíamos proteger la producción de las nuevas naves para luego, finalmente, poder transportarlas a la nueva base rebelde en el planeta helado de Hoth. Y, naturalmente, los acontecimientos eran narrados por unas pequeñas cinemáticas.

A mediados del 1994 salió un nuevo juego, STAR WARS: Tie Fighter, que nos proponía situarnos al lado contrario del X-Wing: controlar los mandos de las naves imperiales.

Como siempre, primero, debíamos superar una serie de misiones de entrenamiento para poder ir a la batalla. Lo malo de este juego era que no nos ofrecía campaña, sino batallas divididas en unas cuantas misiones. Eso sí, tenía una mejora visual. A parte, podíamos pilotar seis tipos de nave diferentes: Tie-Fighter, Tie-Bomber, Tie-Interceptor, Tie-Advancer, Tie-Defender e incluso una lanzadera de asalto.

A principios del 1995 apareció, a la vez que la edición Collector’s de X-Wing, la expansión del TIE-Fighter: Defender of the Empire.

Añadía nuevas batallas (un total de tres) que nos llevaban a nuevos sistemas de la galaxia. Y nos dejaban pilotar la nave inédita Missile Boat, una nave con cuatro lanzamisiles.

Los aficionados a la saga tuvieron que esperar hasta el 1997 para poder volver a jugar a un nuevo simulador de combate: STAR WARS: X-Wing vs TIE-Fighter.

Pero, desgraciadamente, el juego no alcanzaba el nivel de sus antecesores. Porque LucasArts apostó más por la experiencia multijugador, dejando muy pobre la experiencia de un solo jugador con un guión muy pobre sin historia ni campaña.

La mejora se vio, sobre todo, en el aspecto gráfico, siendo de lo mejor en la época superando lo que se había visto en las anteriores entregas y con una buena calidad sonora.

Supongo que el “fracaso” del juego fue acentuado por la escasa implantación de internet (cosa que ahora está a la orden del día), era una apuesta muy arriesgada como para ser un éxito.

Pero, en el año 1998 llegó la expansión de X-Wing vs TIE-Fighter, Balance of Power, que incorporó el tan pedido modo campaña, pero desde un punto de vista más cinematográfico enlazado con múltiples secuencias de video.

Podíamos disponer con dos nuevas campañas (una para el Imperio y otra para la Rebelión) compuestas por 15 misiones cada una, su historia y escenas cinemáticas. En la campaña rebelde, debemos huir de nuestra base e iniciar los ataques contra la flota imperial hasta conseguir capturar un crucero y asaltar el Super Destructor Vengeance. En la campaña imperial encarnamos el papel de un piloto de élite dirigido por el Almirante Senn. La historia es muy similar a la rebelde, pero tendremos como principal objetivo la destrucción de una factoría de los aliados.

Otro juego surgió a la par con X-Wing en 1993, solo que no dispuso de tantas entregas como este. Estoy hablando del Rebel Assault. Fue de los primeros en lanzarse en CD-ROM.

Rebel Assault fue de los primeros juegos en ofrecer escasísima jugabilidad y continuos videos entrelazados. Un juego de acción que mezclaba escenas de pilotaje de naves con acción real. Aunque los videos de esta entrega son de muy baja calidad en todas sus versiones (PC, Mega CD, MAC, MS-DOS).

Todo lo espectacular que resultaba el juego visualmente lo perdía en la jugabilidad, que resultaba bastante limitada al lado de los recientes simuladores de vuelo de LucasArts. Pasó bastante desapercibido por el requisito del CD, y más ante la gran calidad de X-Wing.

El mediano éxito del anterior juego, movió a LucasArts en 1995 a realizar una secuela filmando escenas con actores para darle cierto empuje al juego. Rebel Assault II: The Hiddien Empire es uno de los pocos productos de Star Wars para los que se filmaron películas con Rookie One y sus amigos.

La razón detrás de esto, era que ILM se iba preparando para el futuro Episodio I y sobre todo dar a los fans las primeras “nuevas escenas” de Star Wars después de más de 10 años. Fue uno de mis primeros títulos para PlayStation de Star Wars.

El juego lleva a Rookie One a la nebulosa Dreighton, donde debe investigar la desaparición de una patrulla de naves. Rebel Assault II, es una versión actualizada del anterior juego, con un precioso Full Motion Video y mucho mejor control especialmente divertido en PC, usando Joystick o Ratón. Pero, realmente muy triste la versión para PSX. Fue un fracaso en este respecto y terriblemente adaptado el apartado visual. El juego, su historia quedo inacabada; no saldrían más secuelas del juego.
Aquí vemos como en este gran universo de STAR WARS, empezaban a nacer juegos con historias paralelas (o anteriores… un poco más adelante) a las que aparecían y relataban en las películas.

En 1995 fue el caso de STAR WARS: Dark Forces, uno de los primeros juegos de la saga en incorporar el género “shoot’em up” (justo después del éxito de Doom). Y fue mi segundo juego para PSX de STAR WARS.

Con este juego nació una de las sagas de STAR WARS más exitosas de los videojuegos que daría a la luz los famosísimos Jedi Knight.

Hace ya unos 15 años de este juego. Tuvo la difícil tarea de competir que la revolución que causó Doom, y para mí lo superó en muchos aspectos: fue de los primeros juegos de shooter en primera persona que incorporaba poder saltar, agacharnos y poder mirar arriba y abajo.

El juego nos ponía en la piel de Kyle Katarn, un mercenario que trabaja para la Alianza rebelde. Inicialmente, el juego se centra en robar los planos de La Estrella de la Muerte (los planos que lleva en el interior R2D2 en el episodio IV), pero más adelante el hilo argumental se desvía de la película.

Más adelante descubrimos que el Imperio ha creado un nuevo tipo de soldados: los Dark Trooper. Unas máquinas devastadoras que se están desarrollando en remotos planetas. La misión, a partir de aquí, consiste en investigar cada uno de los planetas y detener al Imperio.

El juego estaba realizado completamente en 3D, aunque no explotaba del todo esta característica. Gráficamente ha envejecido mal. A pesar de ello, para la época, los enemigos estaban bien modelados y las texturas eran más que decentes en el momento que salió al mercado. El sonido es acorde con los gráficos, proporcionaron a muchos jugadores de la época una experiencia muy inmersiva en el mundo de La Guerra de las Galaxias.

Seguramente, el fallo más grande del juego fue la escasa inteligencia artificial que mostraban los enemigos: el comportamiento era básicamente acercarse al protagonista y dispararle.

En 1997 salió la segunda parte, Jedi Knight: Dark Forces II. Otro juego en el que se volvieron a filmar escenas con actores reales para las cinemáticas.

En el juego, Kyle vuelve a ser protagonista. La aventura empieza cuando es robado un disco con la localización de un mapa estelar para llegar a un valle donde todas las almas de los jedis muertos. Descubrimos que este disco está en casa del padre de Kyle, que este había sido amigo de un Jedi durante mucho tiempo. Así, de esta manera se encuentra la espada láser, y ayuda a Katarn a tomar sus primeros pasos en el camino de la Fuerza.

El año siguiente, en 1998, salió la expansión del juego STAR WARS JEDI KNIGHT: Mysteries of the Sith. El juego nos situaba unos años después del primer Jedi Knight y donde Kyle Katarn era considerado todo un maestro Jedi.

Esta nueva campaña, era muy interesante. Durante los primeros niveles controlábamos a Kyle por su descenso al lado oscuro de la fuerza mientras investigaba unas ruinas de los Sith. Luego, el resto de la aventura, controlábamos a Mara Jade. Fue un capítulo muy curioso.

Esta franquicia tuva su continuación posteriormente en el 2002, con Jedi Knight II: Jedi Outcast, y en 2003, con Jedi Kinght: Jedi Academy.

En 1996 hay que remarcar el juego para Nintendo 64 de STAR WARS: Sombras del imperio, el juego que inauguraría la posterior saga Rogue Squadron.

Sombras del imperio fue un producto muy ambicioso, a parte del juego, se lanzaron a la venda novelas, comics, juguetes de acción, etc. La historia se centraba entre el hilo argumental de las películas el Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi.

La novela explicaba la historia de los protagonistas de los films: Luke Skywalker, Leia Organa, Chewbacca, Lando Calrissian, Darth Vader y los androides C3P0 y R2D2. Los comics relataban historietas del contrabandista Bobba Fett. Y el videojuego nos introducía y narra los hechos de un nuevo personaje: Dash Rendar.

La aventura está dividida en cuatro partes: en la primera Dash es arrastrado a luchar a la batalla de Hoth, en la segunda intenta confrontar a los caza recompensas para poder adquirir y rescatar a Han Solo, en el tercer nivel debemos luchar junto a Luke en Mos Eisley y recuperar los planos secretos de la nueva Estrella de la Muerte, y en el último y cuarto capítulo debemos rescatar a la princesa Leia del bastión del Príncipe Xizor en Coruscant junto a Luke y Lando Calrissian.

En 1997 salió mi tercer juego que tuve para PSX, Masters of Tera Kasi. Un juego que se lleva a cabo en el período comprendido entre dos películas de Star Wars Una Nueva Esperanza y El Imperio Contraataca.

El emperador está sorprendido y furioso por la destrucción de la Estrella de la muerte a manos de Luk Skywalker y quiere vengares de él y toda la Alianza Rebelde. Así que, asigna un asesino a sueldo, Arden Lyn, para que mate a Luke y sus amigos. Muchos jugadores compararon el sistema de lucho del juego con el de Tekken.

En 1998 salió el gran juego Rogue Squadron, que salió para Nintendo 64 y PC. Tuvo dos secuelas: Rogue Leader: Rogue Squadron II en 2002 y Rebel Strike: Rogue Squadron III en 2003.

Marraba las aventuras de un grupo de pilotos de la alianza rebelde bajo las órdenes de su líder Wedge Antilles. Las historias de estos pilotos continuaron en una colección de cómics.

Argumentalmente, el juego nos situaba inmediatamente después de la batalla de Yavin, donde a lo largo de cuatro capítulos, debíamos superar con éxito diversas misiones a bordo de nuestros Alas-X, Speeder y otras naves.

Como podéis ver en las imágenes, el motor gráfico era de la más sorprendente de la época, capaz de mostrar grandes mapas con unas naves muy bien reproducidas con muy buenos efectos de sonido.

El juego apostaba claramente por un estilo puramente arcade. Muchos lo definian como la versión arcade del simulador X-Wing. Así que, la precisión a la hora de apuntar era clave para eliminar a nuestros enemigos y conseguir la victoria.

Antes de llegar a finales de la década de los noventa en 1998 sacaron una recreativa de 32 bits con un “remake” en 3D del clásico arcade de Star Wars que, aparte del nivel clásico de la estrella de la muerte, añadieron escenas de shooter, de pilotaje con speeders y un duelo de espadas láser contra Darth Vader. Estoy hablando de STAR WARS Trilogy (Arcade).

La jugabilidad seguía limitada a la mirilla. De todos modos, la variedad de niveles y situaciones destacaban por su espectacularidad gráfica que la convirtieron en uno de los títulos más solicitados en los salones a finales de los 90. Para la época, era una máquina que realmente lucía unas texturas absolutamente increíbles. A eso se le unía los continuos FX que junto al frenetismo de la recreativa, te sumergían en un buen arcade de la saga pocas veces visto.

Tengo la suerte de aun poder jugar de vez en cuando a esta máquina, está en la sala de juegos de los cines a los que suelo ir. Y cuando me sobra alguna monedilla pues allí que la hecho.

Su lanzamiento estaba dentro de la estrategia de relanzamiento de la saga de STAR WARS, de cara a la nueva trilogía con el Episodio I: La Amenaza Fantasma, y fue uno de los mejores productos realizados por Sega.

A principios del año 1999, que algunos nos estábamos impacientes por ver STAR WARS en el cine (yo con 11 añicos bien tiernos ya tenía muchas ganas), sacaron para PC el último juego de la saga X-Wing: STAR WARS X-Wing Alliance.

A diferencia de los juegos anteriores que no sabíamos el nombre de nuestro personaje, aquí controlábamos a Ace Azzameen. Las primeras misiones eran puramente comerciales, y claro, por casualidades del destino, en una de ellas acababas ayudando a la Rebelión. Y claro, por esto hecho el Imperio secuestro a su familia y nos acabamos alistando a la Alianza Rebelde.

Durante todo el juego recorremos 53 misiones donde deberemos pilotar con mucha precisión una gran variedad de diferentes naves, como por ejemplo: X-Wing, Y-Wing, A-Wing, B-Win, Z-95, etc. Y lucharemos desde misiones por nuestro negocio hasta la mítica batalla de Endor donde nos situaremos en la cabina del legendario Halcón Milenario.

Gráficamente hablando era de lo mejorcito del género y sin duda lo mejor en cuanto a juegos de Star Wars se refiere: naves bien realizadas usando texturas de gran calidad, un buen sistema de iluminación y una ambientación de cine. Desgraciadamente, no ha recibido ningún disco de expansión como sus antecesores, una verdadera lástima teniendo en cuenta la enorme calidad del juego.

Y con esto nos preparábamos a la entrada de los nuevos juegos gracias a la llegada de la nueva trilogía con La Amenaza fantasma, pero eso es otra historia.

Realmente, por mi edad, está claro que muchos de estos juegos no los jugué cuando tocaba, aunque algunos sí, como los de la PSX, los demás muchos los fui descubriendo por mi frikismo hacia la saga. Por ejemplo, los de la SNES recuerdo jugar, recuerdo haber jugado o lo mejor solo miraba como jugaba mi tía en su casa, por esa edad yo no tenía videoconsola. U.U’

Espero que hayáis disfrutado leyendo y mirando los vídeos, yo he recordado grandes momentos nostálgicos del pasado, jugando a los juegos, haciendo este post, y… bueno no tan pasado, alguna vez recupero algún que otro juego.😛

La semana que viene más, a partir de los estrenos de la nueva trilogía en 1999, estos les he dedicado más tiempo jugando ^^.

Que paséis buena semana. N-JOY.

Y… Que la fuerza os acompañe.

Riccardo Di Natale
Yippee Ki Yay Motherfucker.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: